La juez archiva la causa a López Madrid por supuesto acoso sexual sin esperar nuevas diligencias

Javier López Madrid es un empresario madrileño, consejero de la constructora OHL y yerno de su presidente, Juan Miguel Villar-Mir. Su creciente popularidad tocó cielo esta semana tras conocerse su antigua amistad con los Reyes después de publicarse unos mensajes de móvil que así lo atestiguaban. Mensajes de octubre de 2014, que llegaron en pleno escándalo de las tarjetas opacas de Cajamadrid, una causa por la que López Madrid se sentará en el banquillo por un delito de apropiación indebida: se gastó 34.800 euros que luego devolvió.

Pero este procedimiento no es el único quebradero de cabeza para el acusado. Está su incipiente investigación en el ‘caso Púnica’ por la supuesta financiación irregular del PP de Madrid. Pero de mayor gravedad era la denuncia interpuesta por una dermatóloga madrileña, llamada Elisa Pinto, por presunto acoso sexual.

Un caso que sigue en el Juzgado de Instrucción 39 de Madrid y en cuyo sumario aparecieron los mensajes de López Madrid con el Rey Felipe y la Reina Letizia, quien le muestra su apoyo ante su situación personal, según publicó ‘Eldiario.es’.

Tras meses de instrucción zigzagueante, la titular del juzgado decidió el pasado 26 de febrero decretar el archivo provisional de la causa. Justificó que la denuncia carece de «indicios suficientes» para continuar con el procedimiento.

La denunciante acusaba a López de Madrid de los siguientes hechos: tras una visita a su consulta, el empresario «comenzó un flirteo que ella trató de pararlo pero no pudo», según consta en el auto de archivo. Tras estos episodios, según denunciaba Pinto, comenzó a padecer «acoso sexual» que «no pudo controlar» y «no denunció en un principio por ser la persona que era» y «por pánico». La resolución recuerda que la dermatóloga había interpuesto también denuncias por amenazas recibidas en su teléfono móvil y a través de sus hijos y en 2014 fue apuñalada por la calle, hecho sobre el que responsabilizó al comisario José Villarejo, de la Dirección Adjunta Operativa de la Policía Nacional, a quien ella vincula con López Madrid.

Llamadas, viajes y mensajes

Pinto acusó al empresario de seguirle y mandarle fotografías de los lugares en los que había estado, así como de presentarse en un hotel de París al que ella había acudido por motivos profesionales y acudir a su consulta sin cita previa, en una ocasión acompañado de un hombre que, según la denunciante, se trataría de Villarejo, y según el denunciado, su abogado Rafael Redondo. López Madrid negó el acoso y aseguró que fue Pinto quien le acosó a él y a su familia, y que tanto él como sus amigos recibieron llamadas de contenido sexual y mensajes amenazantes.

La magistrada analizó también una serie de mensajes y correos electrónicos entre López Madrid y la dermatóloga, incluido uno en que la doctora escribe al empresario «solo como una excusa para enviarle su dirección de mail» y otro en el que la médico le desea al empresario que «disfrute de los días que le quedan de vacaciones» y menciona haberle traído chocolates de la Toscana, actitudes que «no se compadece con una situación constante y reiterada de acoso sexual», según el auto de sobreseimiento provisional (cabe recurso a la Audiencia Provincial de Madrid).

La juez también rechazó otras pruebas aportadas por Pinto, como una nota amenazante supuestamente escrita por López Madrid, que, según el informe pericial, habría sido redactada por el hijo de ella.

Por todo ello, la magistrada consideró que no resulta necesaria la práctica de nuevas diligencias pedidas por las partes y estimó que lo conocido hasta ahora es suficientes para el arhivo. Se levanta también la medida de alejamiento al denunciado.

Para saber más de López Madrid leer laverdad.es